Esta fotografía la tomé en Riaño (León), antes de que el embalse hiciera desaparecer este precioso pueblo allá por los años 80 del siglo XX. Sirva como alegoría de lo que puede pasar con la cultura popular de nuestros terruños si no la conservamos ante los envites de los colonialismos de las modas y las multinacionales.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

CANTAREIRAS Y PANDERETEIRAS: LEILIA

Entre la rica tradición musical gallega, dominada por el sonido de la gaita, sobresalen también los grupos de pandereteiras y cantareiras que, junto con las orquestas y bandas, alegraban y alegran las fiestas y los acontecimientos de los distintos pueblos y aldeas de la Comunidad Gallega. En estos grupos femeninos se recoge gran parte de la música gallega de tradición oral, en la que ritmos de alalás, muñeiras y jotas, entre otros, son el acompañamiento para todo tipo de letras como romances, canciones de amor, temas locales, jocosos y un largo etcétera. La virtuosidad con la que sacan extraordinarios sonidos de un instrumento como la pandereta junto con la compenetración de las bellas voces femeninas gallegas, hacen de estos grupos una base fundamental de divulgación de la música gallega. Son muchos los grupos aficionados de cantareiras que desarrollan su labor en muchas poblaciones gallegas así como en tantas Casas de Galicia que hay por el mundo, pero quizás el grupo más conocido de cantareiras sea Leilía, un grupo de seis mujeres que se formó allá en Santiago de Compostela en 1989, cuando aún perduraba en Galicia cierto resquemor hacia los cantes tradicionales de las zonas rurales. Pese a ello, las componentes de Leilia han venido desde entonces haciendo una labor ingente de recuperación a través de recoger muestras de los habitantes de mayor edad de las aldeas rurales de Galicia. Parte de esas muestras recogidas las han plasmado en sus cuatro discos: "Leilía", el primero y con más base tradicional; "I é verdade, i é mentira", donde alcanzan una plenitud sorprendente en el quizás sea su mejor trabajo; el innovador "Madama", con nuevas letras adaptadas a músicas de siempre, y finalmente "Son de Leilía", en el que pretendían celebrar todo el trabajo de sus años anteriores. La calidad y el compromiso de Leilía está fuera de toda duda, así como su indudable presencia en una música gallega casi siempre dominada por solistas o grupos instrumentales, cuando en Galicia siempre se ha cantado, y mucho y bien. Recojo aquí un vídeo de una actuación en Pontevedra en el 2008, en el que se recogen tres piezas de distintos discos y en la que cantan la "Parada de Laro", después de la "Xota de Mangüeiro" y acaban con una de las canciones más conocidas del repertorio gallego como es "Manuel".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada